miércoles, abril 25, 2007

Te escribo aquí porque sabes leerme, porque cuando me lees lo eres todo.
Cuando pienses en mi recuerda tu ventana, la gente, el sol entrante, la perisferia.

martes, abril 17, 2007

Mis mañana tendrán tantos amaneceres
que caminaré tranquila contemplando el silencio.
Mi cuerpo derramado estará empapado de eso que sabes darme.
Para que me mires la espalda, movere los pies y alzaré la vista en busca del misterio, y mientras lo hagas te reirás de mi existencia.
Devolviendome, a esa nube que contemplaremos oprimiéndose a nuestro lecho, negra y asesina, le cerraremos los ojos y partiremos corriendo a la chimenea, para tomar el té que tanto me gusta y la bebida que no puedes dejar.
Los libros encima de la mesa, la casa vestida con estilo, el territorio hecho nuestro, la cocina desordenada, la cama hecha a la perfección, los floreros llenos de flores.
A veces hace frío y no llueve, no tiene porque llover.
Miraré tu perfil, estarás pensando en agua, yo en verdes,
y al mirarnos volveremos al mismo lugar.
Cada vez que respires te deseo fortuna, te deseo lo que aún no conozco de ti, que podré conocerlo cuando pronto, como siempre, aplastemos la tinta, las ganas y exprima de tus mejores costumbres mi suerte.
Llueve y me siento feliz, te veo a mi lado, pero te veo como si fuera cierto, sin zapatos como prefiero, en la alfombra alta y tierna, tomándote la rodilla, clavandome los ojos y sonriendo como si fuera la primera vez.

viernes, abril 13, 2007

El rosa de luto

Son de esas bellezas hermosas y efímeras,
contenidas en un par de bonitos detalles.
En público se muestran llenas joyas, te ciegan de lujo para que con la mirada no le penetres los ojos, que les puedes ver el alma, la soledad.
Odio constantemente cuando se mueven en masas
como enjambres buscando colmenas que cohabitar,
pero no, no es odio, es pena.
Definitivamente soy adicta a la vergüenza ajena, me gusta mirar.
Pensar hoy no es el problema, si no buscarse en que pensar.
Gracias a estas personas puedo saber que no hacer. Y si, soy feliz.

El otoño llego para variar, mi cumpleaños es el 10 de mayo,
a finales de abril viajo, me gustan las cosas saladas.
Mañana veré el mar, y en una mirada conteneré todo el universo.

miércoles, abril 04, 2007

Estoy llena de magia para el mundo, tengo la culpa suficiente,
el incentivo necesario.
Tengo un poco de pena y se me desengrudan las lágrimas para cocer las ganas
e intentar abrigar mi futuro.
La semana se viene pagana de ideas sin cumplir en un universo huraño.
Sergio maneja su convertible en New York, la esposa de Carlos coce las verduras para el almuerzo, el pequeño Juan perdió su bicicleta, Ana se tira en el pasto después de almorzar y la prima de Patricia escribe en un papel lo que odia de su padre.
La semana como nunca me significa poco, el año como siempre me es glorioso.
Mi próximo ayuno será del odio, del miedo, de las derrotas, y le contaré a un amigo de caracteristicas únicas cerca de mi casa, que cuando nos unimos todo lo que nos rodeaba, sabía como siempre, que estabamos solo, y disfrutaremos de días de poca paz. Así me siento en casa.