domingo, septiembre 30, 2007

lunes, septiembre 24, 2007

Tengo el cuerpo
conformado de flores
lleno de todos los verdes
de una sonrisa
de estampas en el aire
países en el pelo.
Caminaba y me tropecé con luces aterciopeladas
olores incoloros
personas sin salud.
En mi techo, cada día,
aprovecho de dormir
es suficiente.
Las noches cuando caen me pesan
como una gota a la aura
como la luz al ala.
Poco de mi va quedando si me uno a la muerte,
si junto pedazos de esta ciudad maldita,
Quiero irme una y mil veces,
mirarlos de arriba
tirarles las ganas
perderlos de olvido.
Dentro de mi árbol
guardaré mi pasaje
mis sueños
el tejido de mi existencia.
Cuando escuche el susurro saldré para besar a quien me llame con su ausencia

jueves, septiembre 20, 2007

viernes, septiembre 07, 2007

Te quiero porque eres grande, subido de tono, porque cada vez que quiero que te calles gritas. Eres absurdo, no te entiendo. Cada vez que apoyo la cabeza, te vuelcas sobre mi, me acosas, me invades, eres un veterano lleno de vida. Cuando quiero recordarte te vas, me miras cuando quieres, vuelves cuando no te quiero ¡ que reprochable eres!.
A veces, si, te admiro, pero malditos los segundos que me obligas a hacer cosas que no quiero. Cuantas veces me atrapas, y tengo tanto que hacer lejos de ti, definitivamente tu ganas.
Mis fuerzas siempre terminan, tu energía es infinita, puedes realmente ser una molestia, sin embargo que triunfos me has hecho alcanzar. Me sujetas a la tierra y me amarras a los sueños concretos, pareciera que realmente naciste para estar en mi.
Cuando era pequeña pensaba en manipularte mejor, pero ahora siempre me ganas, siempre quieres más, me exiges, me dices que debo seguir cuando solo quiero parar, y tu estas ahí en mi balcón atravesándolo todo, mirando desde mis ojos, pasándome las cuentas pendientes.
Eres un parásito endemoniado, habitante moribundo que pocos conocen. Tu realmente me haces única, siempre tanto por aprender y ahí estas ¡estas en mi vida!, te pasaste. Jamás podré renunciar a ti, y lo acepto, igual entretenido, pero escuchame bien, tenemos que llegar a más acuerdos para convivir tranquilos, te queda claro?? Maldita razón que nunca entra en razón, que terca eres.

Inéditos

Rebeca canjea sus cupones de comida; la sobrina de Maria monta su bicicleta nueva; Hans esta en Strasbourg y quiere pasear un rato por el parque antes de volver a trabajar, Ignacia pelea por un polera en liquidación con una señora de edad; Pamela, esposa de Roberto, tiene planes de irse de la casa sin que nadie sepa; Fabian cancela su ida al dentista porque irá a comprar un libro inédito; Francisco el de las pescadería, se enoja por la marea roja del norte; Tamara está aprendiendo a caminar; el acuario de Fernando se puso verde mientras estaba de viaje.

martes, septiembre 04, 2007


Razones

El ser humano es incapaz de hacer algo sin tener una razón.
Maravilloso es cuando descubrimos la belleza de las cosas con solo sentirlas, y te das cuenta así, que nada de eso habría pasado si hubieses ocupado la razón.
Los primeros humanos fueron innovadores porque creaban con el hecho de hacer, nada pasaba por su cabeza si no después de hacer algo.
Pensé que perdía mi tiempo cuando descubrí que si estaba ahí era porque así lo quería, sola, en una banca, con la cara al sol, llena de luz nublada, un cuaderno en mi guata, los arboles fríos en diagonal, la naturaleza y la gente pasando a mi alrededor. Lo necesitaba.
Me dieron ganas después de repartir el amor que gané, de compartir mis secretos; pero no se puede, no tengo el mismo código ni el diccionario de los demás.
Creo que siempre he estado sola, una soledad compartida entre muchos (la mejor de las soledades). Ya no se con quien detenerme a entender al mundo.