jueves, marzo 27, 2008


¿Hagamos una pausa?

Es como si los cambios, la tristeza y las raras circunstancia me hayan absorbido las palabras, como si mi cuerpo retuviera en mi la retórica de mi alma...necesitan quedarse para reparar misterios y construir consuelos...A veces mi cuerpo ocupa esta curiosa defensa personal, a veces no quiere compartir con el universo lo que llevo dentro...es un pequeño descanso, una pausa... Las palabras no quieren salir de acá!!
Creeme, en todo caso ha dado resultado.

martes, marzo 04, 2008

He vuelto y no me encuentro

Ojala pudiera sentirme alguna vez hermosa, poder cerrar los ojos y no sentir tu nostalgia esfumante. Si me abrazases fuerte quizás podría sentir con blancura tu agradecimiento de existir para ti. Tengo lágrimas en todo mi cuerpo retorcido y el viento no se cansa de moverme.
¿Por qué crees que te lo mereces? mi entrega no esta en ninguna búsqueda sincera que hayas hecho, ahora estoy parada como un regalo cansado, como una navidad sin luces, como este verano seco. Esto no debía ser así.
A veces me pierdes tantas veces que no se lo que tengo, he bailado tantos lentos sola que ya no escucho la música y sus sonrisas.
Estoy acá como una montaña lila y desgastada, tengo mis cabellos largos y secos que se acoplan a la tierra, mis manos duermen y posan mi cuerpo inclinado y triste contra la naturaleza muerta de fondo árido. No creo ser amada por algo real si no hasta el momento en que no existo. Mi lucha ya no tiene bandera, es un tiempo donde brotan con ardor los sueños, las esporas, mi quimera.
Tengo tantos defectos como estrellas y es seguro que poco soy, sin embargo mi alma es sincera y letrada, ama lo que ama y sabe adorar. Eso se nota porque existe y porque no existe otra forma de amar. Esa formula universal es mi respaldo de que lo veo es cierto: el amor propio de nada vale si no podemos entregar más que lo fácil, es transformarse en una hiedra que nunca muere, siempre crece y no florece porque con su verde se conforma. Ojalá alguien me tocara de verdad y me diera una corona de flores, un cáliz de agua y un bastón de madera; quiziera ser princesa, sentirme hermosa de verdad aunque sea una vez.