lunes, junio 22, 2009

Asumiendo la verdad

En el fondo, uno no lo cree hasta que llega el día, un día como este.

lunes, junio 01, 2009

Maravillas modernas


Después de bajar de la micro, crucé la plaza y caminé por la calle que da de frente a mi hogar, la música estaba en mis oídos y mi paso era rápido para llegar después de un largo día. Miré a mi izquierda y abajo, de espalda en el asfalto frío con un sol que poco calienta, leía un niño un libro, abajo la vereda, de costado al camino. Rogué para que nadie lo detuviera y parara aquella osadía, que lo importante no era su lugar si no su fascinación ante aquel humilde estampado. ¡Cómo recordé mi infancia empapelada! ahora me mantengo optimista y tranquila al ver que existe al menos un aventurero que ha logrado ganarle un rato la batalla tecnológica cotidiana.