miércoles, diciembre 09, 2015

Hoy me doliste

Porque lo nuestro parece un retazo
es que hace poco
te deje ir
a momentos cuando no estás
y te recuerdo un poco más
pero al final del día te dejo ir...

Pero hoy,
hoy me doliste
porque hoy no era el día de pensarte.

Y se apretó mi pecho 
literalmente
y por momentos te recordé en serio.

Hoy me siento débil, 
de tan solo pensar en ti,
debería haber ocupado el tiempo juntos en aprender a ser como tú, 
tan frío y distante como día de tormenta de aves naufragas y velas quebradas... 

Quizás así 
no dolería tanto
recordarte en serio
que como hoy me doliste tanto
al no mirarte de lejos, como prometimos hacerlo.

Sentí tus ojos en mí
recordé tu abrazo desesperado 
tus manos en mi espalda temprano de mañana.
Te sentí como la última vez
y tristemente me caí
entendí tu estrategia, que funciona.

Perfecto y fatal
pues he tenido que aprender de ti
porque si, funciona
aunque no siempre
como ahora que dueles tanto.

Hoy recordé con ganas
como cuando fumamos la música 
que recordaban viejos tiempos
o como me enrroscaba de frio 
entre tus pies tardíos.

Hoy me doliste
porque acordarme de ti es recordarme
me doliste porque aun no aprendo a ser bien tú
a no sentir
para seguir así
...sin que apriete tanto...





martes, julio 07, 2015

Así, sin pensarlo


Así que sin pensarlo, comenzaron su día, como cualquier otro. Como funcionando en piloto automático tomaron desayuno sin apremio aparente, un café fuerte para uno, un té con pan para otro. No siempre se quejaban del tiempo inestable, pero cuando llovía reinaba una especie de nostalgia escondida, un poco más para ella pues él era primavera.

Aceptaban sus destinos, lo construían. Cada día llegaba como naturalidad, así sin resistencia. No era para ninguno forzoso pisar la tierra, tierna suerte de un camino tallado a mano, familias poco esquivas y los dones con los que simplemente se nace, sin embargo cada uno en su mesa jugaba sus apuestas. No era tema vivir, ni avanzar y jamás retroceder, aunque ambos se permitirían una excepción en el futuro.

Vivían una vida paralela desde siempre, aún antes de saberlo y saberse. No tenían certeza de cuantas veces se miraron la espalda, pero lo sospechaban. La vida, simple caprichosa movió las fichas, y en este afán de aburrimiento de vida eterna que tiene, pensó que quizás era interesante volverlos locos, a ellos, tan afables, precisos, tan contentos de vivir sin el uno y el otro.

Las veces que se soñaron se desconocen, sin embargo ese día donde el destino jugando a los dados los cruzó, como alineando los astros se resolvió la duda (aunque la volvió más compleja).

Ese día, una tarde tardía, se miraron los ojos y lo supieron absolutamente. Cómo una excepción contra las leyes de la naturaleza cada cual rompió en locura, descuadró el marco y se fue contra todo lo que vio.

Lucharon en algunas ocasiones por evitarlo, aún así se observaban a lo lejos, buscando excusas y trazando atajos. Así una y otra vez.

Pero ocurrió que el viento sopló demasiado para esquivar sus ramas, las raíces y sus flores. Por lo que tomaron la medida más fuerte de todas, pretender al odio. Pero con tanto ímpetu olvidaron la esencia de todas las cosas, pues el odio no es más que la intensión más desesperada de toda obsesión, el guerrero más terco, el amor único. Así que el tiempo rugió, hasta que aceptaron su verdad: solo ellos pueden verse. Como una manta que se pone, salen a volar a aquel universo paralelo con leyes únicas y lenguaje que solo ellos pueden entender, no necesita explicación, celos, carece de hambre, de envidia, de todo aquello que termina.

Ahora que comienzan sus días, como cualquier otro, sonríen, sabiendo que cada día que pasa el otro está allá a lo lejos, pensándolo. Uno toma su café sabiendo que el otro toma su té con pan. Sabiendo que uno sonríe cuando hay sol o cuando hay lluvia, ya no hay nostalgia y solo se ven sonrisas, como debe ser, pues así sin pensarlo, es.




lunes, junio 29, 2015

Cuando el sol brilla, brilla para todos

Parece que somos inconformes, programados para la bestialidad del hambre
naturaleza ensimismada
entonces quisiera yo
en ejercicio
alzar el alma y poder comprender
que si el sol brilla
brilla para todos

porque cuando hay lluvia, no nos gusta
porque cuando nos cubre el sol, deliramos de calor
¿podemos acaso sentir, cada existencia, rodando en la cara? ¿cada sol calando el umbral?

busquemos lo bello
cantemos al alba
bebamos chocolate caliente con una manta
y tiremos los calcetines cuando así lo sintamos

pero no más frío
no más calor
que si el sol brilla
brilla para todos

entonces alégrate en la ventana
y sonríe al día de hoy
baila sin razón
mójate si hay que mojarse
y empápate de sol

mantén los ojos arriba 
y el alma abajo entre las manos
ofrécete 
pues como hoy ningún otro

pues si el sol brilla
brilla para todos.


domingo, mayo 03, 2015

Colas

¿Será que nosotros cuidamos de ellos, o ellos más bien cuidan de nosotros? A parte de la incógnita huevo-gallina, existe la relación perro-humano.

sábado, mayo 02, 2015

Vuelo


En una semana más es mi cumpleaños, cumplo 29; se cumple también mi primer año de mi matrimonio civil. Pensaba el día de hoy que hace tan poco estaba en Chile viviendo lo que por meses y meses preparamos con tanto entusiasmo. 
La vida pasa rápido, y la verdad es que  no somos realmente consciente de este hecho, quizás en parte pero solo cada ciertos cortos periodos de tiempo. 
El tiempo corre sin prisa, solo quién lo entiende en profundidad querrá vivir con riesgo, sin miedo, sin mirar atrás. Todo aquel que experimente el hecho legítimo de que la vida corre en linea recta y en una sola dirección se puede dar el lujo de hablar de vida y volar encima de ella. Amo cada pedacito de tiempo, vivido y cada pedacito de universo en mi piel. Tengo el lujo de mirar desde pequeña por otro ojo, de sentir más allá de los sentidos y seguir las señales de mi camino. Sé que estoy donde tengo que estar, en vuelo alto, mirando el tiempo. El viento sopla en mi espalda.

domingo, marzo 15, 2015

Agua

El sonido del agua, así como el de la ciudad se olvida. Se olvida consciente y soberbio, pues cuando sus sonidos se matizan con tu vida diaria, se alejan de la realidad, ya no te hacen flotar ni fluir.
Así que tomé mi mente y la aterricé en el presente, y comencé a dejar de oír para empezar a escuchar. Y así fue, después de meses de pasar por el riachuelo de siempre sentí el agua y su movimiento, me fui por sus corrientes y escuché hablar a su dios, que no es mi dios, pero su espíritu siempre me ha enseñado cosas. Yo que hablo tierra, debo aprender de su poder, este elemento siempre ha sabido sanarme el espíritu, será que lleva a todas las almas del mundo, una nave nodriza del lenguaje del universo.

París, 2014.