lunes, diciembre 18, 2017

Recordatorio

La soledad es peligrosa. Aquella no electiva sensación te obliga a conocer todo aquello que no conocías por opción propia, pues no es normalmente elegida en esta sociedad, se esconde para los escritores, los sabios y los quiromantes. La soledad te entrena a ser más fuerte, te habla el lenguaje del mundo, te enseña la coda del viento y la caligrafía de las flores. La soledad es tu enemiga hasta que la conoces, y luego es una droga, una de esas viciosas. Te habla al oído siempre sobre las cosas más importantes, aquellas que no oyes con un otro lleno de lo banal. Te enseña que en definitiva no estas solo, que te tienes a ti mismo. Luego de ella no hay más nada, porque cuando la necesitas no vuelve atrás, en ella misma hay demasiado y tantos escudos no se vencen fácilmente.

Tu nueva compañera es la mejor aliada para enfrentar las batallas, los cambios, las nuevas etapas. Es el mejor cuchillo, el mejor alimento para el alma y la mejor terapeuta mental. Si hay algo que supera la necesidad  de otros es la necesitad de sentir paz y tranquilidad.
Publicar un comentario